• Dificultad para manejar el estrés o la ansiedad.
  • Pensamientos negativos.
  • Experiencias pasadas que a veces vuelven y me angustian.
  • Síntomas físicos sin causa orgánica (migraña, problemas de estómago).
  • Dificultad para gestionar conflictos interpersonales.
  • Tristeza, abatimiento, desmotivación, depresión.
  • Si sientes que hay experiencias de tu infancia que te han marcado.
  • Crisis vitales (no sé qué hacer con vida, no encuentro sentido a mi vida…)
  • Duelo.
  • Dificultades para gestionar mis emociones.
  • Quiero dejar algo que me perjudica, pero vuelvo una y otra vez (relaciones, sustancias, conductas…).
  • Miedos/inseguridades.
  • Fobias.
  • Dificultades en las relaciones sociales.
  • Problemas de sueño.
  • Adicciones.
  • Soledad.
  • Dificultades de adaptación.
  • Disfunciones sexuales.
  • Experiencias traumáticas.
  • Dificultades en la crianza de mis hijos.
  • Problemas de pareja.
  • Conflictos familiares.
x
>