Te acompaño a entender qué te pasa, y te enseño estrategias para  aprender a gestionarlo

Iniciar un proceso terapéutico es una oportunidad para aprender a entender nuestras emociones, pensamientos, y conductas, principalmente aquellos que no nos permiten vivir en paz y plenitud. Saber de dónde vienen y por qué están presentes en nuestra vida será fundamental para resolverlos, y transformarlos en recursos de sabiduría. Esto permitirá mejorar la relación con nosotros mismos, con los demás, y con nuestro entorno.

Sobre mí

Hola, soy Fede, psicólogo.

Siempre me he sentido cómodo escuchando a las personas, por lo que desde muy pronto tuve claro a qué me quería dedicar. Desde 2017 tengo la suerte de poder vivir de ello. 

Me he especializado en Terapia Cognitivo-Conductual, pero también me he formado en las otras 3 corrientes principales de la psicología (Terapia Humanista, Terapia Familiar Sistémica y Psicoanálisis), algo que me permite trabajar con las personas desde una perspectiva integradora y utilizar las técnicas que mejor se adapten las personas.

Especialidades

ADULTOS
ADOLESCENTES

¿A quién va dirigida la terapia conmigo?

Recomiendo acudir a psicoterapia

Si estás dispuesto a:

  • Hablar de qué sucede en tu vida.

  • Integrar tu historia personal para vivir el presente de manera más libre.

  • Encontrar herramientas que te permitan resolver situaciones recurrentes en tu vida.

Si quieres aprender a:

  • Conectar contigo mism@

  • Detectar y entender lo que pasa en tu mente.

  • Cómo sanar las heridas, el miedo, y las creencias negativas que la mayoría de las personas cargamos como lastre.

  • Tomar consciencia de tus emociones, pensamientos y conducta, para así poder generar cambios en tu vida.

  • Escuchar tus conflictos internos, para saber qué necesitan que hagas diferente

  • Relacionarte contigo mism@ con amor y respeto, y por ende, con el resto de personas y tu entorno.

Recomiendo reflexionar antes de acudir a terapia a personas que

  • Depositan la responsabilidad de sus procesos personales en el terapeuta.
  • Esperan fórmulas mágicas.
  • Esperan pautas y estrategias, sin explorar la razón de por qué le suceden las cosas. 
    • Un psicólogo conoce estrategias que pueden ayudar a reducir una emoción que te genera malestar, por ejemplo la ansiedad. Pero sería una irresponsabilidad por parte del terapeuta no hallar el motivo de  por qué se produce dicha ansiedad y cómo, pues es como si un médico te da una pastilla para que te baje la fiebre, sin pararse a explorar qué la está provocando (una infección por ejemplo).
    • El conocer el origen de la ansiedad permitirá trabajar qué lo motiva y encontrar herramientas para que se generen cambios, que harán que dicha ansiedad baje verdaderamente y de manera natural. De esta manera la ansiedad no reaparecerá en otros aspectos de tu vida como consecuencia de no haberla tratado correctamente.
    • Las técnicas para reducir la ansiedad también son eficaces (técnicas de relajación, mindfulness y otras), pero si se utilizan de la manera apropiad

No obstante, cualquiera de estos tres casos señalados son asuntos que se pueden trabajar en un proceso terapéutico, por lo que todo el mundo tendrá la puerta abierta,  siempre y cuando uno esté abierto a dialogar.

¿qué puedes conseguir con la psicoterapia?

Darte permiso para ser tú mism@

Integrar tu historia personal en el presente

No podemos cambiar nuestra historia, pero sí aprender a entenderla, y a interpretarla desde el presente. 


Comprender nuestra historia y cómo la vivimos, puede ayudarnos a entender algunas de nuestras reacciones del presente ante determinadas situaciones, algo que nos permitirá regular nuestras emociones, y que nuestro pasado no nos domine.

Ahorrar y redirigir tu energía física,  mental y emocional

Tendemos a funcionar en piloto automático , lo que implica que a menudo no somos conscientes de en qué usamos nuestra energía en el día a día.

Por ello es necesario aprender a prestar mayor atención al momento presente y a conectar con uno mismo, para tomar conciencia de en qué invertimos nuestra energía y nuestro tiempo.


Muchas veces la cuestión no es que no tengamos suficiente energía, sino cómo la estamos utilizando.

Pasar a la acción

Una vez estés atendiendo el punto anterior, será más fácil pasar a la acción, y entender, por ejemplo, por qué postergas ciertos asuntos.


Esto puede llevar a que por fin hagas cosas que llevabas tiempo queriendo hacer, o a que simplemente decidas libre y conscientemente no hacerlo, porque no es realmente lo que deseabas.


Entender qué te pasa, por qué, y aprender estrategias para  aprender a gestionarlo


Las emociones pueden ser agradables o desagradables, pero todas ellas aparecen para informarnos de algo. Las desagradables concretamente, son las que más nos resultan complicadas de gestionar, pues sin darnos cuenta desarrollamos mecanismos de defensa, como negarlas, minimizarlas, o proyectarlas sobre otros, pero con un  alto coste emocional, pues estas estrategias a pesar de que parcialmente nos protegen, paradójicamente agravan la situación, y acaban traduciéndose en más ansiedad,  rabia, tristeza o impulsividad.


Es fundamental pararse a observar cómo nos sentimos, por qué motivo, y qué necesidades nos están tratando de indicar esas emociones (protegernos, plantearnos cambios en nuestra vida, pedir ayuda, aceptar ciertas situaciones…). De esta manera, entenderemos que ese dolor es una fuente de información valiosa, la cuál nos puede servir de guía para responder de una manera más eficaz, tanto a la hora de gestionar nuestras emociones, como de resolver problemas en nuestra vida cotidiana.

testimonios

Lo que dicen de mi trabajo


Mi experiencia con Federico es muy buena, ya que me ayuda a comprender ciertos aspectos de mi vida diaria que me hacen darme cuenta de mi situación, y así poder tratar mejor algunos problemas que tengo, estoy muy contento con los resultados de mi terapia.

Alberto

24 aÑos

Hace tiempo, tuve una serie de episodios, los cuales me cambiaron la vida por completo, de forma que después de varios intentos, conseguimos tener cita con Federico. 

Desde que comenzamos nuestra primera sesión, me sentí comprendida, en un ambiente relajado y sereno en el cual sentía que podía desvelar todos mis problemas y mis inquietudes. Federico es una persona de confianza y creo que podría ayudar a muchas personas en situaciones complejas como la mía.

Lucía

17 años

Preguntas Frecuentes

¿Cuánto dura una sesión?

50 minutos-1h.


¿Cuánto dura un proceso terapéutico?

Cada proceso depende del ritmo y de las circunstancias de la persona, pero algo orientativo suele ser un año y medio o dos años aproximadamente, pudiendo ser más o menos tiempo.

¿Cuál es la frecuencia de las sesiones?

La recomendación es trabajar de manera semanal, pero en algunos casos puede hacerse en formato quincenal. Una frecuencia menor a esto solo está contemplada para casos que están en seguimiento, es decir, que ya están terminando su proceso terapéutico.

¿Tratamiento presencial u online?

Ambas opciones son posibles, y dependerá del paciente, en función de su preferencia, salvo casos muy excepcionales, en los que el terapeuta pueda recomendar tratamiento presencial.


¿A través de qué plataforma se harán las sesiones online?

Microsoft teams: Te enviaré una invitación con un enlace a tu email, con el que podrás acceder sin necesidad de tener cuenta en dicha plataforma.

También se puede hacer a través de Skye, o de Face Time.


¿La primera sesión tiene coste?

Si, la primera sesión se paga igual que el resto.


Considero que todo trabajo ha de ser remunerado desde el inicio.

¿Cómo se realiza el pago?

El pago se hace por Bizum,  transferencia bancaria o con dinero efectivo.


¿Qué pasa si no conecto contigo como psicólogo?

En ese caso, te recomendaré a otro profesional si así lo deseas. 


CONTACTO

>