septiembre 8

Tratamiento psicológico de la Ansiedad

La ansiedad es una respuesta natural, en el ser humano y otras especies animales, que tiene la función de alertarnos de posibles peligros. Por tanto es necesaria para nuestra supervivencia. Sea real o no la amenaza, la ansiedad es una emoción que surge cuando la persona se siente en peligro. 

Esta reacción de emergencia cumple una función adaptativa en la conducta de las personas: la madre protege al bebé de la falta de discriminación durante las primeras semanas de vida y será el propio miedo quien protege al bebé cuando comienza a experimentar movilidad y a alejarse de su madre. 

Las manifestaciones de la ansiedad y el miedo en las personas son similares; serán las situaciones que las elicitan las que diferenciarán la aparición de una u otra respuesta.

Por tanto, si tu sistema de alerta no se activa cuando hay una amenaza, las cosas irán mal. No obstante, si tu sistema de alerta está siempre activado, significará que algo va mal, probablemente porque estés percibiendo como amenazantes situaciones que realmente no lo son o necesites recursos para afrontar ciertas situaciones.

Por ello, el objetivo primordial será hallar el origen de lo que te está provocando ansiedad, para atajar el problema de raíz, y tener claro ante qué amenazas ésta se activa: quizá hay cosas en tu vida que estás mantenido y necesitas soltar, tiendes a sentirte responsable de todo y todos, te autoexiges en exceso, hay cosas en tu vida que sientes que están en peligro.

Muchos psicólogos cometen el error de centrarse únicamente en el síntoma (tu ansiedad) y lo que hacen es proponerte técnicas de relación para disminuir la ansiedad, sin atender qué es lo que la origina. Sin embargo, lo que nos dicen los estudios científicos y la práctica empírica, es que si se trabaja la causa que está activando tu ansiedad, ésta disminuirá de forma natural. Para ello, por supuesto que se pueden trabajar con técnicas para reducir la ansiedad, como son las técnicas de relajación, o el mindfulness, pero de manera complementaria a trabajar sobre qué es lo que la causa. Si sólo nos centraremos en reducir la ansiedad, sin atender a qué es lo que la origina, sería como si un médico nos diera una pastilla para la fiebre, sin explorar cuál es el motivo que la origina. Probablemente esta bajaría de manera puntual, pero a la larga el problema seguramente se agravaría.

Si te encaja mi enfoque como psicólogo a la hora de abordar los problemas de ansiedad, y crees que necesitas ayuda para aprender a comprenderla y gestionarla  de manera eficaz, puedo atenderte como psicólogo en Madrid, y también formato online si lo prefieres.


Mi enfoque terapéutico como psicólogo

Mi enfoque terapéutico como psicólogo
>