¿Sientes ansiedad y no sabes por qué, o no sabes cómo manejarla?

Soy Fede, psicólogo. Te ayudo a sanar tu malestar desde la raíz, y no solo a aliviar los síntomas de forma temporal.

¿Sientes ansiedad y no sabes por qué, o no sabes cómo manejarla?

Soy Fede, psicólogo. Te ayudo a sanar tu malestar desde la raíz, y no solo a aliviar los síntomas de forma temporal.

Quizá llevas un tiempo sintiéndote mal, y cuando lo compartes no te terminan de comprender.

Vivimos en una sociedad tristofóbica, y a menudo es común que invaliden nuestras emociones con frases como “mira también el lado bueno”; “no te enfades por tonterías”; “no llores…”; “no debería darte miedo, si esto no es nada”; “no estés triste, que no ganas nadas”.


Seguramente este tipo de frases son dichas con buena intención. Pero lo cierto es que este tipo de mensajes invalidan nuestras emociones, y nos “invitan” (o fuerzan mejor dicho) a ignorarlas


¿Ignorar nuestras emociones es una buena estrategia?

Si lo que queremos es que nuestros síntomas se propaguen y cronifiquen sí lo es. Pero si lo que quieres es sentirte sano a nivel mental, la solución es precisamente la contraria, nuestras emociones necesitan ser escuchadas.

En terapia podrás verbalizar lo qué te sucede sin ser juzgado.

Las emociones pueden ser agradables o desagradables, pero todas ellas aparecen para informarnos de algo.


Las desagradables, son las que más nos resultan complicadas de gestionar, pues sin darnos cuenta desarrollamos mecanismos de defensa, como negarlas, minimizarlas, o proyectarlas sobre otros, pero con un alto coste emocional, pues estas estrategias a pesar de que parcialmente nos protegen, paradójicamente agravan la situación, y acaban traduciéndose en más ansiedad,  rabia, tristeza o impulsividad.


Por eso es fundamental pararse a observar cómo nos sentimos, por qué motivo, y qué necesidades nos están tratando de indicar esas emociones (poner límites, plantearnos cambios en nuestra vida, pedir ayuda, aceptar ciertas situaciones…). De esta manera, entenderemos que ese dolor es una fuente de información valiosa, la cuál nos puede servir de guía para responder de una manera más eficaz, tanto a la hora de gestionar nuestras emociones, como de resolver problemas en nuestra vida cotidiana.

En terapia podrás hablar de qué te pasa para entender los motivos, y lograrás obtener otra perspectiva que te permitirá hacer los cambios necesarios.

Soy Fede, psicólogo clínico

Siempre me he sentido competente comprendiendo a los demás y por eso tuve claro que quería dedicarme a esta profesión. Haber pasado por una de las mejores facultades de psicología, y haber tenido la fortuna de haberme cruzado con enormes profesionales, incluida mi propia madre (psiquiatra y psicoterapeuta), me ha permitido desarrollar mi vocación al máximo, y estar muy bien asesorado a la hora de seguir adelante con mi formación como profesional. Si tu también quieres que te ayude a sentirte mejor, puedes ponerte en contacto conmigo.


A nivel profesional mi enfoque es integrador. Pero esto no fue siempre así, en un comienzo me especialicé en Terapia Cognitivo-Conductual, corriente psicológica que tiene en cuenta principalmente la manera de pensar, el contexto del sujeto  y su comportamiento.


Me di cuenta de que para tener resultados aún más ambiciosos necesitaba complementarlo con otros enfoques, e investigando descubrí que la evidencia científica comenzaba a ofrecer formas de intervenir a nivel psicológico más profundas y eficaces a largo plazo, como es el enfoque integrador. 

Este enfoque también  tiene en cuenta lo anterior, pero ofrece una mayor atención a las emociones y a la conexión mente-cuerpo (la importancia de tener en cuenta por ejemplo la relación entre el sistema digestivo, el nervioso y el hormonal). Con este enfoque terapéutico más integral, se obtienen  resultados más profundos y duraderos, pues logras obtener una perspectiva de 360º e ir siempre al origen del problema.

 Me he formado en técnicas como "El sistema interno de las partes" (también conocida como “Terapia del Self”).

Esta corriente me ayudó a entender que a lo largo de la vida, vamos viviendo diferentes experiencias. Muchas de ellas nos reportan beneficios y recuerdos agradables. Otras caerán en el olvido por no ser relevantes en nuestra vida, y algunas nos marcarán de manera negativa, provocando heridas emocionales.

Estas heridas pueden expresarse de diferentes maneras en el presente, quizá en forma de ansiedad, miedo, susceptibilidad muy acusada o problemas en las relaciones. Mi trabajo consiste en ayudarte a sanar esas heridas, y que entiendas por qué reaccionas de determinadas maneras, y encuentres herramientas eficaces para lidiar de una manera más consciente y proactiva.

También me he especializado en heridas emocionales y experiencias traumáticas, para que puedas integrar tus vivencias y sentirte libre de tu pasado. 

  • Trabajaremos aquellas experiencias que hacen que en la actualidad sientas malestar ante determinadas situaciones. Desde un lugar seguro podrás explorar dónde, cuándo y porqué aprendiste a ver las cosas como las ves ahora, y a tratarte como te tratas.
  • Sin olvidarnos del presente , trabajaremos con esas experiencias  para que puedas procesarlas correctamente, mirarlas sin miedo, de forma que  dejen de condicionarte negativamente en el presente y puedas vivir tu vida de manera más libre.

El objetivo de este enfoque es abordar de forma integral las problemáticas  de las personas, y sanar desde la raíz, para lograr cambios duraderos, y no temporales, como ocurre con otros enfoques terapéuticos.

Mi paso por la adolescencia y el principio de la edad adulta fue un proceso complicado para mí, dónde a menudo tuve que convivir con ansiedad, inseguridades personales y pensamientos angustiantes. Por aquel entonces solía ser incapaz de serme fiel a mi mismo, y tendía a agradar a los demás y a ocultar mis emociones y necesidades.

Finalmente comencé un proceso terapéutico con un psicólogo, el cual me sirvió para aprender que gran parte del sufrimiento que me acompañaba desde hacía años era evitable, pues era consecuencia de no haber aprendido la importancia mirar hacia adentro, y entender que las emociones tienen la función de mostrarnos nuestras necesidades, y que si aprendemos a escucharlas, a validarlas y a actuar en congruencia con respecto a ellas, la vida resulta mucho más habitable. También aprendí la importancia de reconocer mi vulnerabilidad,  y adquirí habilidades y estrategias para responder proactivamente ante las cosas que nos suceden en la vida.

Todo este proceso me ha permitido convertir mi experiencia en una fuente de sabiduría y recursos personales y profesionales, que me permiten conectar más conmigo mismo y con mis pacientes, de un modo real y profundo.

Más de 200 pacientes satisfechos.

" Antes de trabajar con Fede, me encontraba perdida, por completo

…y la única solución que veía era quitarme de en medio. Las terapias con él me ayudaron, no sólo a superar la ansiedad y desmotivación que llenaba mi vida, sino que además me ha enseñado a superar cualquier situación cotidiana de forma sana. Las terapias con Fede son un espacio positivo y muy seguro, y estoy segura de que cualquiera que tenga la oportunidad de tenerle como psicólogo, verá resultados muy positivos en su vida."

Ainhoa

18 años

"

" Mi experiencia con Federico es muy buena

…ya que me ayuda a comprender ciertos aspectos de mi vida diaria que me hacen darme cuenta de mi situación, y así poder tratar mejor algunos problemas que tengo, estoy muy contento con los resultados de mi terapia."

Alberto 

25 años

"

" Si he de señalar una razón por la cual recomendaría a Federico como psicólogo infantil es la CONEXIÓN que desde el principio tuvo con mi hijo. 

A diferencia de experiencias previas, mi hijo iba contento a las sesiones con Federico, no lo interpretaba como una obligación ni se quejaba por tener que ir, todo lo contrario. Estaba encantado de ir y “charlar” con él. Hacía las sesiones entretenidas y divertidas.


El crear ese entorno agradable y de confianza con mi hijo hizo que  éste le contara sus preocupaciones, sus temores, sus problemas y que confiara en las herramientas que nos recomendaba a ambos para mejorar en el día a día.


Cuando tuvimos que dejar Madrid y buscar un nuevo profesional en nuestro nuevo destino, la obsesión de mi hijo era que su nuevo psicólogo se pareciera a Federico. Con eso se dice todo

."

Madre de Iván

15 años

"

Estás a un paso de sentirte mejor.


Atiendo online y presencial en Madrid.

logo cade


logo vedruna


logo colegio psicologia


logo comillas


logo universidad alcala


>